Quiero creer que sí entendieron

14 Jul 14
Jorge Sancho Vargas | jsanchovargas@hotmail.com

El éxito de nuestra selección en Brasil 2014 nació con el plan de selecciones de Roberto Thompson, presentado allá durante el último lustro de los años 80, y dio el primer paso en Italia 90. De ahí en adelante, a trompicones, hemos ido avanzando, a veces como el cangrejo, pero al final con un proceso de dos años, punto álgido que encuentra su culminación en las canchas brasileras.

El alcance de jugar el quinto partido es tal, que el pueblo, pobre, tercermundista, golpeado, levantó la vista hacia lo más alto del fútbol, porque se dio cuenta que esa cúspide no está tan lejos, a pesar de que en la historia “solo los mismos llegan hasta allá arriba”. Ahora, cómo ya llegamos al quinto partido, ¿podremos tan solo con presentarnos repetirlo en Rusia y en Qatar, para no ir más lejos, ya que no conocemos donde será el Mundial número 23?

No, no y no. Obviamente no. Por eso es que quiero creer que nuestros dirigentes entendieron cómo y por qué se llegó al quinto partido, y ser campeón mundial, aunque está lejos, es posible. Quiero creer que han entendido que Alemania, potencia balompédica de siempre, que conquistó su primer título en 1954, repitiendo en 1974 y 1990, necesitó de un proceso de 10 años para en Brasil ser la mejor partido a partido y campeona del mundo.

Quiero creer que entendieron que la improvisación, aunque tu selección se llame Brasil, se paga cara, aunque seas el organizador del Mundial. Quiero creer tantas cosas, pero no soy tan inocente como para pensar en que la mentalidad retrógrada de tanto “cabeza de caballo” en nuestra dirigencia varió con el éxito cosechado, aunque tengo tan buen corazón que quiero darles el beneficio de la duda.

Por primera vez en Costa Rica el técnico que inicia las eliminatorias las culmina, y además nos lleva al Mundial... ¿Debo recordar cuál fue el resultado? Por primera vez se hizo algo diferente a lo que se acostumbraba y por primera vez el resultado fue diferente a los acostumbrados, pues quiérase o no, antes fue siempre de derrota, y esta vez,  hasta invictos nos vinimos del Mundial.

¿Entonces? Jorge Luis Pinto es un técnico serio, trabajador, gusta de forjarse el camino hacia la victoria y sobre todo, es comprometido, y más importante aún, quiere a Costa Rica y lo ha demostrado. Debemos aclarar que no es único, en algún lado podremos encontrar a alguien con ese nivel de compromiso y conocimiento, pero sería, aunque no lo crean, empezar de cero, y ojo puede ser que hasta de menos cero, porque ese nuevo técnico debería iniciar por conocer el medio.

Tampoco soy tan inocente como para creer que porque su asistente estuvo dos años a su lado, aprendió todo lo necesario para superar al maestro. El “millaje” no le da para tanto, y si nos ponemos a ver ejemplos, lo de Franz Beckenbauer en Italia 90 no se ha vuelto a repetir, y eso que ya “El Kaiser” tenía más años de retiro. Si se va Pinto, me pueden decir que allá entre El Coco y Río Segundo está el técnico más exitoso de nuestro balompié nacional, quien maneja una filosofía muy parecida, en cuanto a juego se refiere, y ya se podría dar la oportunidad. Bueno, lo mismo hicimos con el victorioso que salió de Tibás y el fracaso fue muy triste.

Dicen que la dirigencia no lo quiere, porque pide mucho. Dicen que a su lado está “el enemigo”. Dicen que en Santos le pagarían un montón. Dicen tantas cosas, y él aún no dice “esta bica es mía”.

Pero estoy seguro que el asunto no pasa por Jorge Luis Pinto, sino más bien por la dirigencia y el entorno. Pinto es un hombre más que acomodado en su natal Colombia, y lo ha dicho hasta la saciedad, que el dinero no es problema, y si lo fuera, estoy seguro que en el país existen 10 empresas privadas dispuestas a poner, cada una, $10.000 al mes para pagarle su salario, y si hiciera falta, pues que lo ponga la Federación. Recordemos que un documento en poder de la Federación, dice que desde dos horas antes de un juego de la tricolor y hasta dos horas después, se consumen -en bebidas y comidas-, en el país, ¢16.000.000.000 (sí, dieciséis mil millones de colones), o sea, “La Sele” es un gran producto para la empresa privada.

Así que entonces corresponde a la Fedefutbol tomar cartas en el asunto y decidir. Darle posibilidad al país, al pueblo, a la empresa privada y al Gobierno, de volver a gozar de un verano mundialista fenomenal. Eso sí, todos, usted amigo lector, sus amigos y familiares, nosotros desde la prensa, los gobernantes y los empresarios, debemos estar conscientes de que de ahora en adelante todo será más difícil, todo deberá trabajarse el triple, para volver a ser ese “matagigantes” que ya fuimos, pero de nuevo, y como lo dijimos por esas tres maravillosas semanas: ¿Quién dijo miedo? Si ya sabemos, además, que no nos gustan las cosas fáciles...

¿Si Alemania, una potencia mundial del fútbol, necesitó de un proceso de 10 años para ser campeón del mundo en Brasil 2014, no creen que nosotros también necesitamos algo así para poder llegar a una Gran Final de Campeonato Mundial con posibilidades de ganarla?


Últimas noticias

banner

Torneo Apertura 2017

Fechas y resultados

banner

Seguínos en Facebook

Sobre nosotros

Somos un diario digital costarricense fundado el 13 de agosto del 2008, propiedad de Grupo Tico Deporte S.A.  |  2017

Copyright Ⓒ