banner

El buey solo bien se lame

27 Ago 15
Claudio Villalobos

Mi abuelo José Ovares solía decir esta frase muy a menudo tratando de hacernos entender a mis hermanos y a mí el que era mucho mejor hacer las cosas solo que mal acompañado y porque además para muchas tareas es mejor prescindir de ciertos colaboradores que más que a ayudar van a entorpecer el logro de nuestros objetivos. ¡Vaya sabiduría la de mi querido abuelo!

La partida del caballero del fútbol don Orlando de León ha dejado una pérdida irreparable en nuestro deporte favorito, y  además deja a nuestros dirigentes de antes y de ahora totalmente desnudos ante una realidad que muchas veces se ha discutido: Nuestro fútbol ha sido dirigido siempre por fanáticos y en alguna rara ocasión por gente que conoce de fútbol.

El palmarés de don Orlando no deja lugar a duda,  un técnico dedicado a lo que más amó por 40 años con una cantidad de esfuerzos titánicos bajo condiciones ante las cuales la mayoría de los entrenadores de hoy dirían: “No, mejor no, muchas gracias” y casi siempre -como el buey- lo hizo todo solo.

No es necesario enumerar una vez más en estas líneas los equipos, ascensos y la enorme cantidad de jugadores que debutaron en nuestro fútbol gracias a su valentía, conocimiento y afinidad de don Orlando por el  futbolista joven. ¿Por qué ante tales elementos de presentación a través de los años, don Orlando no dirigió  una Selección Nacional? No es su culpa, una y otra vez los sabelotodo de nuestros dirigentes han preferido al técnico novato, callado y sumiso que agradece la oportunidad sin dar problemas aunque su fracaso esté más que garantizado.

Los de pantalones largo como los llamaba el caballero del fútbol;  cuando a lo mejor merecían ser llamados de otra manera (¿me pregunto cómo los hubieras llamado abuelo?) consideraron siempre que su forma de ser, hablar y lucir opacaba sus conocimientos demostrados a cabalidad en las canchas. Podemos afirmar hoy sin temor a equivocarnos que don Orlando hubiese sido un premio inmerecido en  las selecciones nacionales para nuestra dirigencia.

“El verdadero profesional trabaja donde haya trabajo” nos dijo más de una vez el ‘Ojo de Tigre’  pero es posible que ni su comprobada sapiencia le permitió darse cuenta de que en algunas ocasiones,  aunque existan esas oportunidades, el creador nos impide ser parte de lo no nos conviene o estar al lado de quienes no nos merecen.

Don Orlando se ha ido a un lugar donde quienes “dirigen” no solamente son justos;  sino que saben poner a cada uno en el lugar correcto de acuerdo a sus atestados de vida.  Su recuerdo queda aquí bastante bien resguardado en un lugar de ninguna manera despreciable.

El 'Ojo de Tigre' queda en los corazones de los aficionados, de una enorme cantidad de jugadores agradecidos,  taxistas, choferes de bus y  de la gente humilde que logra sin intereses dar cariño a quien se lo gana con sólo ser auténtico.  Estos corazones se han convertido en su morada terrenal eterna simplemente porque el caballero sabía que aunque no siempre se obtiene lo que se quiere, tarde o temprano la vida te concede aquello que te mereces.

Saludáme al abuelo,  don Orlando y a escondidas del celador eterno,  juntos lancen un grito que califique a todos -los dirigentes-  como realmente lo merecieron y tu bondad no te permitió llamarlos.


Últimas noticias

banner

Torneo Verano 2017

Seguínos en Instagram

Fechas y resultados

banner

Seguínos en Facebook

Sobre nosotros

Somos un diario digital costarricense fundado el 13 de agosto del 2008, propiedad de Grupo Tico Deporte S.A.  |  2017

Copyright Ⓒ