banner

El debut del 'Macho' entre perros y liebres

05 Sep 15
Claudio Villalobos

El primer partido de la era Óscar Ramírez como director técnico de la Selección Nacional me puso a pensar en un espectáculo del cual soy testigo todos los días en mi casa. Existe un cobertizo en el patio donde mantengo algunas pertenencias que rara vez utilizo.

Una liebre decidió que debajo del cobertizo era el lugar ideal para su nido y allí parece haber tenido una o dos crías. No contaba la liebre con que tendría un vecino muy molesto-nuestro perrito Jake- que cada vez que sale a hacer sus necesidades y la encuentra alimentándose de césped decide perseguirla hasta terminar exhausto sin posibilidad alguna de alcanzarle.

La Selección Nacional me pareció hacer las veces de mi perrito persiguiendo a la liebre-Brasil- por todo el terreno de juego del estadio Red Bull Arena sobre todo en la primera mitad donde el planteamiento táctico del “macho¨ Ramírez con su línea de cinco defensas y dos contenciones facilitó en demasía el trabajo de la Canarinha que sin jugar un gran partido, dominó a placer las acciones. De no ser por la gran actuación de Patrick Pemberton con espectaculares paradas a Hulk, David Luiz y Fernandinho, no es difícil predecir que el resultado pudiese haber sido muy diferente en tan solo cuarenta y cinco minutos.

Óscar Ramírez definitivamente demostró que  cuando no están saliendo las cosas de la manera deseada es necesario echar mano a la experiencia de muchos años en el banquillo, y con propiedad y valentía adelantó líneas sobre todo por los costados, y tanto Cristian Gamboa como Ronald Matarrita, arriesgaron mas y pudimos ver a una Selección con algunos respiros ofensivos, aunque la superioridad de Brasil nunca fue puesta en duda sobre todo porque la Sele no hizo un solo remate a marco durante todo el partido.

Aún seguimos sin entender el por qué una y otra vez nuestros técnicos (Óscar Ramírez no parece ser excepción) continúan convocando a jugadores que simplemente no juegan con sus clubes para hacerle frente a estos compromisos que aunque son amistosos, son ideales para la puesta a punto del colectivo de cara a las eliminatorias. Bryan Ruiz confirmó y desnudó esta realidad con un muy buen partido totalmente diferente a sus grises desempeños de la Copa de Oro.

¿Cuál es la enorme diferencia? La competencia que ahora si vive el capitán de la nave nacional cada fin de semana en Portugal. Bryan y su actuación de hoy delatan como una terquedad convocatorias como las de Joel Campbell y Marco Ureña, porque ambos acusan una falta de ritmo evidente que no parece preocupar al flamante debutante técnico nacional.

¿Es lo más conveniente para los objetivos de la Sele convocar a figuras que no tienen ritmo de competencia para tratar de ponerlos a punto en los fogueos de equipo nacional? Las posibilidades de que estos jugadores retornen después de estos partidos a las frías bancas de sus equipos casi están garantizadas por lo tanto seguirles dando minutos parece ir en detrimento de otros jugadores como mucho mejor ritmo que son apenas utilizados para los colectivos de cada entrenamiento.

Dos acciones de gol en cada tiempo se nos antojan demasiado pocas ante cualquier rival y en cualquier partido para el equipo nacional porque difícilmente equipo alguno llenó estadísticas con victorias logradas con tan pobres esfuerzos ofensivos. La Sele del “Macho” jugó dos partidos, pero no por eso el resultado estuvo cercano de ser diferente más allá de los errores garrafales de los jueces en contra de la Sele. Este Brasil no asusta a nadie y cuando nuestros jugadores por fin se dieron cuenta de eso en la segunda mitad pudimos ver pinceladas de lo que esta Selección podría dar con el paso del tiempo si Ramírez no se decide tanto por la especulación y ofrece variantes, no solamente dando oportunidades reales a otras figuras, sino a un planteamiento menos timorato y defensivo.

¿Ha superado la primera prueba Óscar Ramírez  en su debut? Con toda franqueza y frialdad debemos decir que no, aunque es demasiado pronto y un veredicto definitivo, además de injusto, no estaría apegado a la realidad. Hubo destellos de cambio en la Sele y cuando esporádicamente logró mantener posesión del balón-uno de los objetivos primordiales del ‘Macho’ Ramírez- Costa Rica pudo neutralizar bastante bien el vendaval brasileño. La Sele de Ramírez dio razones para renovar optimismo aún cuando seguimos esperando mejores días de varias de sus figuras claves.

Mi perrito Jake seguirá persiguiendo a la liebre día tras día sin posibilidad alguna de atraparla, pero la Selección Nacional-afortunadamente- no tendrá que correr detrás de Brasil por toda la cancha en un futuro cercano, pero cuidado que no lleguen otros equipos a tomar el lugar de la liebre y pongan al equipo nacional en similares circunstancias a la vividas este sábado en New Jersey.

En Concacaf no parecen haber “liebres”, pero si otras especies que por ahora parecen estar corriendo más rápido.


Últimas noticias

banner

Torneo Apertura 2017

Fechas y resultados

banner

Seguínos en Facebook

Sobre nosotros

Somos un diario digital costarricense fundado el 13 de agosto del 2008, propiedad de Grupo Tico Deporte S.A.  |  2017

Copyright Ⓒ