Imprimir esta página

El 'plan B' del Real Madrid bastó para ganar cómodamente al Leganés [VIDEO]

05 Abr 17
Europa Press

El Real Madrid dio otro mordisco al título de Liga tras derrotar al Leganés en Butarque 2-4 gracias a una buena actuación de Álvaro Morata, autor de un doblete, y continúa en lo más alto de la Liga Española cuando solo faltan ocho jornadas para que finalice.

El Madrid ganó fácil, sin complicaciones y dio un paso al frente en una plaza que generaba sus dudas. Solo en los minutos finales de la primera parte surgieron los nervios en un Real Madrid que, a los veinte minutos, ya tenía el tesoro a buen recaudo para poner su mirada en el derbi del sábado.

La cómoda victoria del Barça horas antes frente al Sevilla alertó a un Real Madrid que salió a Butarque dispuesto a matar el partido bien pronto. Pese al plan B, los múltiples cambios en el once y la ausencia de Bale y Cristiano, los de Zidane apenas tardaron un cuarto de hora en poner el marcador de su lado. James, tras una gran jugada de Asensio, definió a puerta vacía para hacer el 0-1.

Acto seguido Morata dejó congelado el coso pepinero con un certero remate de cabeza. El canterano marcó de la única forma que podía batir a Iago Herrerín. Cinco minutos después fue él mismo quien puso el tercero en el luminoso. Pan comido, el trabajo estaba hecho.

Los blancos tenían licencia para pensar en el Atleti o en el Bayern. Al menos eso pareció en un partido al que el Leganés tardó en cogerle el pulso. Tres tiros a puerta y tres goles para el líder. Poco tuvo que sudar el Madrid para doblegar a un Lega que sufrió una barbaridad en defensa, sobre todo Bustinza, que tuvo que lidiar con un inquieto Asensio.

Fue entonces cuando llegó la relajación del actual campeón de Europa, que creía tener los tres puntos en la buchaca cuando todavía restaban 75 minutos. Garitano alentó a los suyos, consciente de que estaban muy lejos de su mejor versión, ajustó piezas y pronto consiguió réditos. Diego Rico recorrió el carril zurdo como si fuese un velocista y asistió a Gabriel para poner el 1-3 y dar sentido al partido.

Dos minutos después se desató la locura en Butarque, que celebró el 2-3 después de que Luciano marcase en un córner ante un Keylor que demostró su falta de confianza. El gol, además, fue el primero que encaja el Real Madrid esta temporada en un córner.

Más mérito para un Lega que pagó a los blancos con su propia medicina: el balón parado. El gol alimentó la moral de los pepineros, que siguieron buscando la machada con una acción de Tito, sensacional en el acto inicial como falso interior, y después con un disparo blando de Szymanowski.

Morata resuelve de cabeza. Como si del mal estudiante se tratara -que aprieta solo cuando llega el examen- el Real Madrid reaccionó a los tres minutos de la segunda mitad en un córner que terminó marcando Mantovani con un extraño remate. El gol en propia meta del capitán blanquiazul sentenció un partido que, en su segundo acto, fue estéril para unos y otros.

El Lega metió a Bueno para ganar profundidad y Samu relevó a Tito pensando en Osasuna, su próximo rival. Isco, en el bando contrario, entró para ganar posesión y dar calma a un encuentro que estaba más que resuelto. Szyma lo intentó con una galopada de muchos quilates, pero su disparo salió desviado.

Ni tan siquiera Lucas Vázquez en un mano a mano clarísimo dijo su última palabra. Ya no hubo forma de cambiar el marcador ni de que la bella fuese la bestia. El sueño de ganar a los blancos se esfumó para un Lega que sigue soñando con la salvación.

Los de Zidane, con paso firme, demostraron que no hizo falta que Cristiano estuviese en Butarque para salir con una sonrisa del campo de sus vecinos.