banner

Más migajas para Navas

Aunque celebrada y aplaudida por toda la afición costarricense, la titularidad de Keylor Navas ante el Almería este martes es todo menos un signo alentador; es, en realidad, la ya no tan disimulada manera de Carlo Ancelotti de dejarle claro al tico su rol dentro de este Real Madrid.

Antes de que lluevan piedras, voy a decir que estoy más que consciente de que jugar con la camiseta del conjunto blanco es un lujo que millones de futbolistas en el mundo se desean, pero ya estando en ese camerino el siguiente paso está mucho más allá de solo lucirla, y esto último fue exactamente lo que hizo Navas ayer en el Santiago Bernabéu.

El tico fue el espectador más cercano de la victoria merengue 3-0 ante el dueño de la casilla 17 en la Liga, un conjunto al que solo se permitieron ocho disparos en todo el partido, ninguno directo a la cabaña madridista.

Entonces, ¿qué ofreció Navas para pujar por ese espacio que tanto desea en el once merengue? Nada, justo lo que necesita un técnico que ya no quiere más polémica debajo de los tres palos.

Porque con una prensa y afición que cada vez se acuerdan menos de todo el "tema Casillas", el italiano no va a arriesgar esa perseguida paz creando dudas en torno al nivel del tico, mucho menos cuando sabe que la mayoría de las voces que piden al de Costa Rica están a un océano de distancia.

Cierto, algunos podrán decir que en el fútbol todo es posible y que el Almería pudo haberse convertido en una de esas piedras con las que al Madrid tanto le encanta tropezarse, pero la lógica y la estadística siempre aportan más que la posibilidad.

Si todo salía como debía, el Almería sería una presa fácil incluso en una noche discreta para los de casa -tal y como sucedió-, porque vamos a ser honestos: de un club que promedia menos de un gol por partido (29 en 34) la expectativa no es mucha.

Y con eso dicho vamos a recordar que este último no es un episodio aislado: en sus cinco presentaciones en liga defendiendo la casaca blanca Navas recibió 11 disparos a portería, 11 en esos 450 minutos que le han llegado a cuentagotas, todos ante rivales que no alcanzan ni siquiera a la primera mitad de la tabla.

Sí, la eliminación de la Copa del Rey fue el gran problema para el guardameta aun con su poca injerencia en esa eliminación ante el Atlético de Madrid, pero es difícil pensar que incluso con esa oportunidad viva la situación sería muy diferente para el mejor portero de la pasada liga española.

Hoy, con solo cuatro fechas por jugar, no hay que ser un gran temerario para apostarle a que Casillas las jugará todas (Sevilla, Valencia, Espanyol y Getafe): las tres primeras por el cartel de los rivales y su lógica importancia en una corona que sigue en juego, la última porque podría decidir el título y él tiene que estar en la cancha para celebrarlo.

Ahí también estaría nuestro Keylor Navas, guardado en ese banquillo donde Ancelotti lo necesita, siempre a la espera de que el técnico le arroje alguna nueva migaja para alimentar su infinita esperanza.

Juan José Herrera Ch.

 | Graduado en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas y licenciado en Comunicación y Mercadeo por la Universidad Latina. Laboró en la sección de Deportes de La Nación durante siete años.

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Últimas noticias

banner

Torneo Apertura 2017

Fechas y resultados

banner

Seguínos en Facebook

Sobre nosotros

Somos un diario digital costarricense fundado el 13 de agosto del 2008, propiedad de Grupo Tico Deporte S.A.  |  2017

Copyright Ⓒ