banner

Super Bowl 50: Una edición dorada con poco brillo

08 Feb 16
Leonardo Pandolfo

El Super Bowl cumplió 50 años –la NFL existe desde 1920, pero la final se llamó Super Bowl desde 1967- y todos, hasta los que no entienden muy bien este juego, tenían altas expectativas del juego entre los Broncos y los Panthers, que estábamos seguros iban a hacer del aniversario de oro del Super Bowl, un evento memorable.

Los antecedentes eran inmejorables. El juego enfrentaba a los dos mejores equipos durante la temporada regular en sus respectivas conferencias. Por primera vez en la historia se enfrentaban en el Super Bowl dos mariscales de campo que habían llegado a la NFL como la primera selección del draft. Teníamos a dos grandes defensas y a dos mariscales de campo con estilos y realidades totalmente opuestos: Peyton Manning en el ocaso de su carrera y como una leyenda viviente, considerado uno de los mejores de toda la historia y fiel representante de la “vieja guardia” de su posición y un competidor soberbio; vs Cam Newton, el flamante MVP, joven prometedor, con una gran habilidad para correr, un buen brazo y un poco arrogante.

Lo único que queríamos era que empezara el juego.

Y arrancó… una serie ofensiva larga de Denver –lo que se iba a convertir en una rareza a lo largo del juego- pero no llegó el touchdown. Por ocasión 23 en la historia del Super Bowl los primeros puntos llegaron por un gol de campo. No fue lo ideal para Denver pero no era un mal negocio anotar 3 puntos en la primera serie ofensiva del Super Bowl ante una defensa de Carolina que se había mostrado dominante en sus dos juegos previos de postemporada.

Además, para Denver anotar en la primera posesión alejaba los fantasmas del fatídico inicio en su última aparición en el Super Domingo ante Seattle, que terminó vapuleando a los Broncos de Manning.

Pero luego de esa serie vino un rosario de errores. Los Panthers empezaron a dispararse en el pie una y otra y otra y otra vez. Newton se vio agobiado ante la mejor defensa de la NFL, su línea ofensiva era un coladero y Miller, Ware y compañía llegaban a aterrizar al MVP de la temporada, que nunca se vio cómodo para pasar y desde muy temprano empezó a mostrar signos de intimidación y miedo.

En un festival de errores, los Broncos demostraron haber aprendido la lección que les dio Seattle un par de años atrás y dejaron que su defensiva ganara el juego, tal y como lo dice un refrán que todos los primeros domingos de febrero recordamos: La defensa gana campeonatos.

El Super Bowl 50 fue un partido de baja calidad a nivel de juego, fue emocionante en algunos tramos -hay que aceptarlo, las pérdidas de balón generan emoción porque usualmente inclinan la balanza en un juego de postemporada-, pero hay detalles que no podemos pasar por alto y que demuestran que el juego estuvo ralito: no hubo touchdowns por aire, el equipo ganador ni siquiera llegó a 200 yardas totales, Denver estuvo a punto de ganar el título sin que su ofensiva anotara un solo touchdown -de hecho si quitamos el último touchdown, que fue el que anotó la ofensiva de Denver, los Broncos igual habrían ganado el juego-, ninguno de los dos mariscales de campo lanzó al menos 100 yardas -esto debería darle vergüenza a zambos- y  solo tuvimos 3 touchdowns.

Qué lástima que una de las mejores temporadas que ha tenido la NFL en las últimas décadas terminara con un juego tan mediocre. No hubo broche de oro, este fue como de cartón.

Y ahora, lamentablemente comienza la peor resaca que uno pueda vivir, porque a pesar de que el Super Bowl no fue lo mejor, vamos a mantener los buenos recuerdos de esta temporada por siete meses, si, a sentarse y a sintonizar la NBA y esperar que el “beis” arranque pronto.


Últimas noticias

banner

Torneo Verano 2017

Seguínos en Instagram

Fechas y resultados

banner

Seguínos en Facebook

Sobre nosotros

Somos un diario digital costarricense fundado el 13 de agosto del 2008, propiedad de Grupo Tico Deporte S.A.  |  2017

Copyright Ⓒ